Con esta iniciativa se ponen los cimientos para conseguir furgonetas eléctricas de reparto y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Jaime-Alberto Moreno, subdirector general de Operaciones y Movilidad de la DGT (Dirección General de Tráfico), ha aseverado a la AECI (Asociación Española de Couriers internacionales) que en breve entrará en vigor la exención del requisito del permiso de conducción C para vehículos eléctricos que estén entre las 3,5 y las 4,25 toneladas y que estos podrán ser conducidos con el B.

La petición de la AECI, en el marco del Acuerdo de París y de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, tiene como finalidad una importante y sostenible disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El sector del express quiere seguir su inversión  en las furgonetas de reparto de cero emisiones. No obstante, sin la exención mencionada la electrificación de la flota en zonas urbanas no sería factible a causa del gran coste que supone transformar el parque de furgonetas eléctricas de vehículos diésel.

En relación a esto, se ha pedido a la DGT que España siga los pasos normativos de otros países de Europa, como Suecia y Alemania, que, con la finalidad de favorecer el uso de furgonetas que utilizan energías alternativas, permiten que se puedan conducir con permisos de tipo B, independientemente de que la furgoneta, por la clase de baterías que usa o por los tanques de gas que necesita, sobrepase la MMA del tipo de vehículos que legalmente pueden conducirse con un carné B, favoreciendo así el uso de vehículos ecológicos.

Asimismo, el gasto en la compra de una furgoneta eléctrica depende de la posibilidad de conducirla con un permiso B, porque así se elude la necesidad de contratar nuevos trabajadores que dispongan del permiso C.

Después de exponer a la asociación el apoyo a esta medida solicitada por la Dirección General de Transportes Terrestres del Ministerio de Fomento, la DGT ha concluido que para la aplicación de esta exención no era necesario realizar la petición a la Comisión de la UE, era suficiente con una simple instrucción de interpretación de la Directiva comunitaria.

Según información de la AECI, la DGT se ha visto obligada a decidir si en la ficha técnica de estos vehículos debe aparecer la MM admisible total o la MM sin esa adaptación, para lo cual ha estado pendiente de confirmar por parte de los fabricantes la manera en que se debería reflejar en la ficha técnica.

Solucionados estos detalles, entrará en vigor la norma que hará posible que pueda conducirse los vehículos con el permiso B, previsto para principios de este año.

Fuente: cadenadesuministro.es